TERMOGRAFÍA INFRAROJA

La termografía infrarroja es una técnica que permite medir temperaturas a distancia y sin necesidad de contacto físico con el objeto a estudiar, mediante la captación de la intensidad de radiación infrarroja que emiten los cuerpos.

Actualmente es una inspección muy solicitada por técnicos y propietarios para realizar un diagnóstico exacto del estado de un immueble, convirtiéndose en una herramienta indispensable para el mantenimiento preventivo.

El equipo utilizado es la cámara termográfica que convierte la energía invisible al ojo humano, en una imagen formada a partir de la temperatura superficial de los objetos captados por la cámara.

Las imágenes obtenidas mediante esta técnica, aportan información de todo tipo de vicios ocultos sin ocasionar desperfectos, permitiendo detectar y localizar una gran variedad de defectos en la construcción como falta de aislamiento, detección de puentes térmicos, problemas de impermeabilización, fugas y  humedades, etc.

Además, en combinación con los ensayos de estanqueidad Blower Door se pueden localizar y evaluar las filtraciones de aire en cualquier tipo de edificio.

VENTAJAS DE LA TERMOGRAFÍA INFRAROJA

  • Son medidas en tiempo real: Con la termografía infrarroja, medimos mientras visualizamos el objeto en la pantalla y si el objeto cambia de temperatura, la cámara lo va a detectar de inmediato.

Permite captar variaciones de temperatura en objetos a gran velocidad.

  • Medimos a distancia, sin contacto directo con el objeto: Es una técnica no invasiva (END), no manipulamos ni tocamos el objeto y trabajamos a distancia.

Mantiene al usuario fuera de peligro, no altera el campo térmico del elemento. Y además presenta la gran ventaja adicional de que no es necesario interrumpir el proceso productivo.

Es bidimensional y precisa: cada pixel de la imagen contiene información de la temperatura medida y podremos medir en diferentes puntos a la vez.

Se analizan imágenes térmicas con información radiométrica de miles de píxeles.

  • Es multidisciplinar: La termografía puede utilizarse en la construcción, en la industria, la medicina, etc. además, no solo aporta información de la temperatura de los objetos, también muestra patrones térmicos y tendencias.